15 Absolver al culpable y condenar al inocente
son dos actos que el Señor
detesta.