18 Disciplina a tus hijos mientras haya esperanza;
de lo contrario, arruinarás sus vidas.