18 Entrar a su casa lleva a la muerte;
es el camino a la tumba.