24 El Señor
dirige nuestros pasos,
entonces, ¿por qué tratar de entender todo lo que pasa?