25 No te acorrales al hacer una promesa apresurada a Dios
y calcular el costo después.