1 El corazón del rey es como un arroyo dirigido por el Señor
,
quien lo guía por donde él quiere.