25 Por mucho que desee, el perezoso acabará en la ruina,
porque sus manos se niegan a trabajar.