8 El culpable camina por un sendero torcido;
el inocente anda por un camino recto.