13 No dejes de disciplinar a tus hijos;
no morirán si les das unos buenos azotes.