15 Hijo mío, si tu corazón es sabio,
¡mi propio corazón saltará de alegría!