26 Oh, hijo mío, dame tu corazón;
que tus ojos se deleiten en seguir mis caminos.