31 Vi que habían crecido espinos por todas partes.
Estaba cubierto de maleza,
y sus muros destruidos.