15 La paciencia puede persuadir al príncipe,
y las palabras suaves pueden quebrar los huesos.