17 Entrometerse en los pleitos ajenos
es tan necio como jalarle las orejas a un perro.