21 El fuego prueba la pureza del oro y de la plata,
pero la persona es probada por las alabanzas que recibe.