15 Para los pobres, un gobernante malvado es tan peligroso
como un león rugiente o un oso a punto de atacar.