25 La avaricia provoca pleitos;
confiar en el Señor
resulta en prosperidad.