22 La persona enojada comienza pleitos;
el que pierde los estribos con facilidad comete todo tipo de pecados.