25 Temer a la gente es una trampa peligrosa,
pero confiar en el Señor
significa seguridad.