8 Los burlones pueden alborotar a toda una ciudad,
pero los sabios calman los ánimos.