11 Hijo mío, no rechaces la disciplina del Señor
ni te enojes cuando te corrige.