21 Hijo mío, no pierdas de vista el sentido común ni el discernimiento.
Aférrate a ellos,