26 porque el Señor
es tu seguridad.
Él cuidará que tu pie no caiga en una trampa.