32 El Señor
detesta a esa gente perversa;
en cambio, ofrece su amistad a los justos.