18 Hay tres cosas que me asombran;
no, son cuatro las que no comprendo: