19 Pero el camino de los perversos es como la más densa oscuridad;
ni siquiera saben con qué tropiezan.