4 Mi padre me enseñó:
«Toma en serio mis palabras.
Sigue mis mandatos y vivirás.