3 Pues los labios de una mujer inmoral son tan dulces como la miel
y su boca es más suave que el aceite.