4 Sin embargo, Cristo ya cumplió el propósito por el cual se entregó la ley.
Como resultado, a todos los que creen en él se les declara justos a los ojos de Dios.