8 En realidad, dice:
«El mensaje está muy cerca de ti,
está en tus labios y en tu corazón»
.
Y ese mensaje es el mismo mensaje que nosotros predicamos acerca de la fe: