5 Lo mismo sucede hoy, porque unos cuantos del pueblo de Israel
han permanecido fieles por la gracia de Dios, es decir, por su bondad inmerecida al elegirlos;