27 Toda la gloria sea para el único sabio Dios eternamente por medio de Jesucristo. Amén.