7 Saluden a Andrónico y a Junias,
judíos como yo,
quienes estuvieron en la cárcel conmigo. Ellos son muy respetados entre los apóstoles y se hicieron seguidores de Cristo antes que yo.