8 y dado que morimos con Cristo, sabemos que también viviremos con él.