12 Sin embargo, la ley en sí misma es santa, y sus mandatos son santos, rectos y buenos.