6 Pues el Señor
cuida el sendero de los justos,
pero la senda de los malos lleva a la destrucción.