12 ¡Levántate, oh Señor
!
¡Castiga a los perversos, oh Dios!
¡No te olvides de los indefensos!