13 ¿Por qué los perversos desprecian a Dios y quedan impunes?
Piensan: «Dios nunca nos pedirá cuentas».