12 Pero tú, oh Señor
, te sentarás en tu trono para siempre;
tu fama durará por todas las generaciones.