3 Pues mis días desaparecen como el humo,
y los huesos me arden como carbones al rojo vivo.