8 Mis enemigos se burlan de mí día tras día;
se mofan de mí y me maldicen.