14 Pues él sabe lo débiles que somos;
se acuerda de que somos tan solo polvo.