8 El Señor
es compasivo y misericordioso,
lento para enojarse y está lleno de amor inagotable.