23 Por lo tanto, él declaró que los destruiría.
Pero Moisés, su escogido, intervino entre el Señor
y los israelitas;
le suplicó que apartara su ira y que no los destruyera.