40 Por eso, el enojo del Señor
se encendió contra su pueblo,
y él aborreció a su posesión más preciada.