28 «S
, ¡socorro!», clamaron en medio de su dificultad,
y él los salvó de su aflicción.