30 ¡Qué bendición fue esa quietud
cuando los llevaba al puerto sanos y salvos!