1 Salmo 112
¡Alabado sea el Señor
!
¡Qué felices son los que temen al Señor
y se deleitan en obedecer sus mandatos!