8 Y los que hacen ídolos son iguales a ellos,
como también todos los que confían en ellos.