121 Ayin
No me dejes a merced de mis enemigos,
porque he hecho lo que es correcto y justo.